Bienvenido al blog de Séneca.
Cada vez que te asomes a esta ventana, deja tu huella, un comentario que irá formando piedra a piedra, el camino hacia la realidad del Vigo que todos amamos...y unos pocos nos atrevemos a criticar buscando que mejore día a día.

sábado, 24 de julio de 2010

MAÑANA ES EL DÍA DE GALICIA,25 DE JULIO DE ESTE AÑO JUBILAR.

Mi vecina, la del 5º B, gran estudiosa de la historia de su tierra, ha buscado para este blog este resumen de lo que ha sido el Día de Galicia a lo largo del siglo XX.

En 1919, cuando A Coruña era todavía capital de Galicia, se reúne en Santiago de Compostela la “Asambreia” de As Irmandades da Fala. Intelectuales como los hermanos Vilar Ponte, Losada Diéguez, Risco o Cabanillas, acordaron celebrar, el 25 de julio del año siguiente, el Día de Galicia.

La revista A Nosa Terra, como órgano de expresión de As Irmandades, festejaba desde sus páginas el 25 de julio de 1920 el primer Día de Galicia, al que se refiere como una fecha “de lembranza da Patria natural que dende antigo, como agora e sempre, ha ser a única patria verdadeira do home”.

La celebración del Día de Galicia de 1920 fue conmemorada solamente en algunos pueblos, pero al año siguiente, según destacaba A Nosa Terra, “xa foi con mais solemnidade e en cuase todol-os pobos da patria”.

Los años iniciales tuvieron lugar celebraciones muy festivas en toda Galicia e incluso fuera, con música y panfletos que difundían la ideología galleguista. A Nosa Terra alentaba desde sus páginas la celebración del 25 de julio y la utilización de la lengua gallega. El significado que en ese momento se le dio al Día de Galicia era el de un día de recogimiento, comunión, alegría... para todos los gallegos, “un acto externo para que moitos dos nosos compatriotas se dean conta do que son, da terra nai, á que teñen que volver si queren ser algo. Desta maneira despertarán do seu sono e traballarán n-un futuro glorioso”. Era también un día de fe en el porvenir, en la fortaleza de la raza y en todos los gallegos.

   

Pero el estilo de las proclamas de A Nosa Terra cambia radicalmente de un año para otro. La Dictadura de Primo de Rivera, además de una férrea censura, impedía la celebración en público del Día de Galicia, lo que se trasladó a las páginas del semanario en forma de desánimo y de exhortación hacia la celebración interior. Una celebración íntima porque “é no íntimo, entre nós e dentro de nós, onde temos de festexar o día noso”. A pesar de la censura, la revista de As Irmandades da Fala se reafirmaba en sus convicciones y su deseo de lograr para Galicia la libertad y el desarrollo “progresivo da nosa cultura e vigorización do sentimento galeguista”.



En 1930, con la retirada del dictador, el optimismo vuelve a las páginas de A Nosa Terra y el 25 de julio se puede celebrar públicamente. Al año siguiente los galleguistas festejaban su día coincidiendo con las Cortes Constituyentes que habrían de aprobar la próxima Constitución Republicana Española. En ella tenían As Irmandades puesta su esperanza, y así lo reflejó A Nosa Terra: “Fumos nós quenes creamos o ambente galeguista que hoxe respírase en Galicia. Nós fumos quenes maxinamos e estructuramos unha Galicia nova e libre. Por eso agora que a nosa ideia patriótica pode acadar posibilidades de feito o noso corazón brinca mais emocionado que nunca e temos ante os ollos, con toda a súa crudeza, a responsabilidade da labor realizada e da nosa autuación futura”.

Las celebraciones del “25 do Santiago”, como se decía antiguamente, volvieron a retomar el carácter festivo que las caracterizó en un principio, sobre todo tras el referéndum popular, el 28 de junio de 1936, del primer Estatuto de Autonomía de Galicia. Más de un millón de gallegos participaron en la votación. De ellos, 999.351 dieron el ¡Sí! al autogobierno.

Parecía que por fin los galleguistas verían alcanzado parte de su sueño, pero la Guerra Civil dejó inconcluso el proceso autonómico del 36. La censura ideológica que impuso el General Franco (gallego a pesar de todo) redujo de nuevo las celebraciones del Día de Galicia a una misa por Rosalía de Castro en Santo Domingo de Bonaval y al nivel más íntimo, el del propio pensamiento. Sólo los gallegos en la emigración podían celebrarlo, con la lógica morriña de la diáspora.

Así lo hizo una de las personalidades más destacadas de la historia de Galicia y mayor ideólogo del nacionalismo gallego: Alfonso D. Rodríguez Castelao. Lo hizo en el Centro Gallego de Buenos Aires el Día de Galicia de 1948, no sólo en el que fue su último discurso en público, sino también su última creación intelectual. A Galicia, pues, la dedicó. Se titulaba "Alba de groria", un discurso en el que expresaba la “saudade” de los emigrados y daba forma a una imaginaria Santa Compaña formada por todos los personajes de la historia de Galicia, gallegos inmortales que Castelao inmortalizó en este discurso que constituye un espléndido repaso a nuestra historia.

Cuando el Franquismo comenzaba a tocar fin junto a la salud del dictador, en los 60, empezaron a organizarse manifestaciones nacionalistas con motivo del Día da Patria Galega, denominación que se acuñó en 1973 y que hoy perdura. Con la llegada de la democracia se aprueba el Proyecto de Estatuto de Autonomía de Galicia por la Xunta preautonómica el 25 de junio de 1979. Tras su presentación en el Congreso de los Diputados y su redacción definitiva, se somete a la votación popular el 21 de diciembre de 1980. Ni siquiera medio millón de gallegos dieron el visto bueno a la norma jurídica que da forma a la idea de autonomía. El motivo de tan escasa participación fueron las modificaciones que sufrió el Proyecto durante su paso por el Congreso. El proceso de aprobación del Estatuto fue calificado de “aldraxe” y provocó las mayores movilizaciones ciudadanas de la historia de Galicia.

1 comentario:

VIGOdeBAR dijo...

Feliz dia de Galicia a todos!!!!
Me gustó mucho el artículo. Me gusta saber el origen de las tradiciones.