Bienvenido al blog de Séneca.
Cada vez que te asomes a esta ventana, deja tu huella, un comentario que irá formando piedra a piedra, el camino hacia la realidad del Vigo que todos amamos...y unos pocos nos atrevemos a criticar buscando que mejore día a día.

domingo, 6 de enero de 2013

Un relicario de oro, plata y madera guarda los restos de los Magos de Oriente en la catedral de Colonia

Entre la vagancia vacacional y las largas noches de charla familiar en estos días festivos, ya veis que llevo algunos post con el arte modernista del copia- pega.
De todas formas, a nadie se le oculta que copiar y pegar es una manera de dejar entrever, a la chita callando, algo de lo que nos interesa.
Pues bien, hoy plagiamos una información de periódico monárquico por excelencia, el ABC, pero ojo, no copiamos nada sobre la institución de nuestro jefe de estado.
Es sobre los Reyes magos, en este día de maravillosa magia.
*****************************
Los que habéis abierto esta ventana escrita desde Vigo, ya sabéis la querencia que tenemos en este blog por los Magos de oriente., pero vamos ya con el ABC y su explicación sobre los Reyes magos.


Los Reyes Magos unen historia, devoción y espíritu de aventura. A lo largo de los siglos muchos han salido en su búsqueda. Marco Polo vio sus tumbas en Irán, la emperatriz Elena se hizo con sus restos, Federico Barbarroja robó su sepulcro. Actualmente reposan en la catedral de Colonia (Alemania). Es imposible saber con certeza si el magnífico féretro dorado custodia a los auténticos Reyes Magos. Lo que está claro es que su viaje no terminó el día en que regresaron de Belén.
Los pocos datos ciertos que sabemos de los Reyes Magos refuerzan la fascinación y el encanto de estos misteriosos personajes. El Evangelio no dice cuántos eran, pero sí que llevaron tres regalos a Jesús.Viajaron desde Oriente hasta Belén, intrigados por una estrella que anunciaba el nacimiento de un rey. Se entrevistaron con Herodes y para engañarlo, regresaron a sus países por otro camino. Son los primeros no judíos que reconocieron a Jesús como Dios, y por eso la Iglesia celebra todos los años su fiesta el 6 de enero.
En España, y en casi todo el mundo, se les conoce como Melchor, Gaspar y Baltasar. Pero en Milán, donde se custodió su tumba durante varios siglos los llaman Dionisio, Rústico y Eleuterio.
Los Reyes Magos aparecen ya en un fresco del siglo II-III que está en lascatacumbas de Priscila, en Roma. En una de sus paredes se ven tres figuras ataviadas con vestiduras persas que se acercan a la Virgen María y al Niño Jesús. Dicen que cuando en el año 614 las tropas de Persia ocuparon y destruyeron Palestina, respetaron la iglesia de la Natividad porque vieron un mosaico de los tres Reyes Magos, precisamente ataviados con vestiduras persas.

Los milaneses, decepcionados

Marco Polo visitó sus tumbas en Irán en el siglo XIII. En su apasionante libro de viajes dice que están en la ciudad de Sava, la actual Saveh, al sur de Teherán. Describió los tres sepulcros como grandes casas cuadradas con cimas redondas. Por la descripción, eran probablemente tumbas de sacerdotes del Zoroastrismo, y es verosímil que los Reyes lo fueran.
Varios siglos antes que Marco Polo, llegó hasta allí la intrépida emperatriz Elena, la madre de Costantino y una apasionada de las reliquias. Dicen que se hizo con los restos de los Reyes Magos y los enterró en Costantinopla. Más tarde, Costantino los regaló a su embajador en Milán, el futuro obispo Eustorgio. Allí estuvieron hasta que en 1164 otro emperador, Federico Barbarroja, destruyó la ciudad y se llevó sus cuerpos a Colonia para convertir la ciudad en una meta de peregrinación similar a Santiago de Compostela.
A lo largo de los siglos, los milaneses han intentado recuperar las reliquias varias veces. Incluso medió sin éxito Felipe II, que también fue duque de Milán. Como premio de consolación, hace poco más de 100 años, los milaneses tuvieron que conformarse con algunas pequeñas reliquias de los Reyes que les regaló el arzobispo de Colonia.
En cualquier caso, en el siglo XII Colonia empezó a preparar un relicario de oro, plata y madera para los Reyes, «el más precioso 
del mundo cristiano», según Benedicto XVI. Tardaron 45 años en construirlo. En el siglo XIX lo abrieron y encontraron tres cuerpos. Luego, los envolvieron en un paño de seda blanca y cerraron de nuevo el sepulcro. El último peregrino ilustre que visitó este lugar fue Benedicto XVI, en 2005, pocos meses después de ser elegido Papa. Precisamente, en su último libro «La Infancia de Jesús», dedica un capítulo entero a estos tres misteriosos personajes.

**********************************
También hemos visto un escrito muy bien hecho en el Diario de Córdoba referido a los Reyes magos, pero por hoy dejamos de "fusilar" o copiar escritos ajenos no sea que los Reyes piensen que hemos sido malos y no nos traigan nada más que carbón.
*************************
Por cierto, ayer en la cabalgata que recorría Vigo, el alcalde, como es habitual en él, se hizo notar, esta vez para bien, como un chiquillo alborozado, daba saltitos y repartía caramelos.
Nada que objetar, si acaso envidia de esos otros alcaldes que han destinado sus pagas extras a fomentar, aunque sea minimamente, el trabajo de unos cuantos parados. 
Para quien no tiene trabajo, ni esperanzas, unos días, un tiempo de labor, además del salario, no olviden los procerillos que es una inyección necesaria de autoestima.
**************
Desde Vigo, contemplando la bellísima Ría, en este soleado día, un cordial saludo.
Hasta pronto y felices Reyes!