Bienvenido al blog de Séneca.
Cada vez que te asomes a esta ventana, deja tu huella, un comentario que irá formando piedra a piedra, el camino hacia la realidad del Vigo que todos amamos...y unos pocos nos atrevemos a criticar buscando que mejore día a día.

sábado, 3 de octubre de 2009

YA ESTÁ BIEN, QUE NADIE SE CHUPE EL DEDO!

Lo decimos en sentido literal.
No queremos que nadie se chupe el dedo. Y los que están leyendo ahora mismo este post, pensarán que ellos no lo hacen jamás. Y , lo siento, sé que voy a enfadar a más de uno, pero muchos se lo chupan descaradamente y lo hacen, tal vez de forma inconsciente.
Pero se lo chupan. Chupan el dedo en lugares públicos, con objetos que luego han de utilizar otras personas.
No es de buena educación escupir. Ahí estarán todos de acuerdo.
Pero lo de chuparse el dedo...vamos, vamos.
Creo que la humanidad no se divide entre los que toman las comidas con condimentos picantes y los que no. Tampoco entre los que echan azucar al café y los que lo toman amargo.
No se divide entre los que se comen el bordecito de la empanada y los que se toman solamente la parte central.
Ni siquiera entre los que aprietan el tubo de la pasta de dientes por el medio y los que lo hacen desde abajo. Ni siquiera entre los que dejan el campú o el gel de baño abierto y los que lo cierran cuidadosamente...NO, NO Y No, la humanidad en el mundo occidental está entre los que se chupan el dedo y los que no lo hacen.
Pues claro que es obligatorio lavarse las manos.
Y hacerlo con cuidado, lavarse bien las manos.
  • antes de comer y cocinar
  • después de ir al baño
  • después de limpiar la casa
  • después de tocar animales, incluyendo mascotas familiares
  • después de visitar o cuidar amigos o familiares enfermos
  • después de sonarse la nariz, toser o estornudar
  • después de estar fuera (jugando, haciendo jardinería, caminando con el perro, etc.)
Se habla mucho ahora de las manos, de su limpieza para evitar el contagio de la gripe, pero nadie piensa en los que se chupan el dedo.

Poco a poco se van eliminando las bolsas gratuitas en los puntos de venta...Pero han observado como las cajeras, se chupan el dedo para abrirlas...No han reparado en ello?
Pues observen la próxima vez y lo comprobarán.
Sin sonrojo ninguno, se mojan el dedo en la saliva y abren alegremente la bolsa donde introducimos lo comprado, alimentos o no.
Da igual, lo hacen en la frutería, droguería...y si me apuran en la panadería aunque nos dan una bolsa de papel.

Una de las ventajas de tomar el cafelito en un bar o cafetería, es que podemos leer el periódico.
Y de un parroquiano pasa a otro y de ese al siguiente.
Pues observen, la mayoría se chupan el dedo al pasar las hojas.
Pero a cuento de qué!
Antes, es posible que las hojas fuesen gruesas o lo que sea, pero no es necesario.
Y lo hacen muchos, muchísimos.
Se mojan el dedo y psan una hoja, buscan la página deportiva a base de chupar el dedo una y otra vez.
Se asombran ante la esquela de un conocido y se chupan el dedo para pasar a los anuncios...
Qué pasa ? no lo han notado ?
Pues nada, míre a su alrededor y puede verlo.
Pero, para qué? es un acto reflejo, siguen todavía en la fase oral, no se fían si lo hac en sin chupar?
Montón de enemiguitos me estoy buscando hoy.
Lo digo con seguridad.
Entre las personas que conozco, intelectuales o no, artesanos o no, lectores emperdenidos o de aquellos que huyen del libro.
Muchos, demasiados, toman el libro en sus manos y se chupan el dedo al pasar las páginas.
Y si les dices algo, te miran incrédulos, inocentes ellos...Sin pensar que están haciendo algo que vieron hacer pero que no es nada higiénico.
Y no solamente con los libros, si se cuentan billetes, se van chupando.
Y no es bueno, ni para el que los chupa ni para el que los utiliza después...que seguramente los vuelve a chupar.
Antes los cobradores de autobús, los que vendían sellos, los que contaban dinero, tenían una esponjita humedecida y un dedil de goma...Hoy somos más modernos, tanto que el pobre cobrador del bus es también el conductor y los sellos se expenden en máquinas.
Ya no se humedecen los sellos para pegarlos al sobre. Que pocos sellos y sobres usamos...Pero se chupa todo lo que cae en nuestras manos.
Y después pensamos que solamente lo hacen los niños...AMOS ANDA! como diría el castizo.
Pues sí, hay que lavarse bien las manos.
Pero una vez lavadas, mejor que no chupemos billetes, periódicos, libros ni bolsas de plástico o papel.
Y antes de enfadarse o pensar en lo tiquismiquis que me he vuelto hoy...Observe, mire por ahí y compruebe como una chupadita al dedo y un paso de página es de lo más común.
No, no se me enojen, que la cosa va de guasa y sin acritud.
Y si quien esto va leyendo es de los que lo hacen, espero que recuerde lo leído cuando se chupe el dedo.
*************************************************
******************************************************
Desde Vigo, como siempre, un cordial saludo. Hasta pronto.
*****************************************************
********************************************************

13 comentarios:

Kotinussa dijo...

Nunca me había fijado en lo de las bolsas de plástico y las cajeras. Será porque las que frecuento son tan antipáticas que simplemente te alargan el montón de bolsas, todas pegadas, para que seas tú misma la que luche titánicamente para abrirla y meter toda la compra, mientras ellas están ya cobrándole al siguiente cliente y arrinconando tus compras de forma que casi te tiran al suelo los envases que no has guardado en 20 segundos.

caliostro dijo...

Lo malo es que cuando las hojas del periódico están pegadas, puede ser porque el anterior que leyó las ensalivó excesivamente y se pegaron. Puaggg

Anónimo dijo...

Una buena descripción de las rutinas que realizamos sin ser ya conscientes de ello, sin pensar en las reperusiones, ni pensar en sus efectos. Somos transmisores de germenes dañinos sin percatarnos de ellos,pero a lo mejor, hay otros germenes que no se eliminan lavandose las manos.

Wendy dijo...

Da un poco de asco la secuencia: chupar el dedo, pasar la página, volver el dedo a la boca
Un gasto supérfluo de energía y saliva.
Para quién haya leído El nombre de la rosa. seguirá siendo un acto reflejo?
De todas formas, seguirán salivando los libros, los periódicos, las bolsas del supermercado,los billetes, impunemente.
Quién los habrá salivado anteriormente?

Novato En todo dijo...

Kotinussa: Seguro que las cajeras que frecuentas son cajeras de hipermercados que les importa un bledo los clientes, porque no les duele...
te recomendaria cambiar de sUPER y ir a un super de barrio, o la tienda antigua de barrio, ahi estoy seguro que te dan las gracias y te ayudan con las bolsas,,,
En relación a lo de cuparse el dedo,ahora ya no se utiliza mucho, pero como dice Seneca antes era algo normal.
Recordáis cuando el tendero hacia la cuenta a mano, con el boli en la oreja y cuando iba escribir mojaba la punta del boli con la lengua...
....
Recordar ¿Que es lo que pasa de mano en mano y nunca se lava?

Wendy dijo...

NOVATO: En mi barrio no hay tiendas de las antiguas y a los que tienen más de 50 metros cuadrados ya les llaman SUPER.
Supongo que te refieres al dinero, pero es de lo que más se lava y se "blanquea".
No he podido entrar en tu blog, cual es el nombre xq entrando en Novato salen varios

Novato En todo dijo...

Wendy el blog es el de Tu desastre, Blog de Vigo

Septem Trionis dijo...

El otro día estaba pensando precisamente en eso de las bolsas, mucho rollo con lo de que ni nos demos besos y las cajeras chuperreteando las bolas... además que nunca entendí la necesidad de esa "maniobra auxiliar" de chuparse el dedo para algo tan sencillo como separar hojas o bolsas de plástico.

Bocaseca woman dijo...

Lo de chuparse el dedo para pasar las hojas de libros, revistas, etc., es brutal. Lo hace muchísima gente, y a mí me da un asco... No quiero pensar en los libros que cojo de la biblioteca >_<

Luego pasa lo que pasa, que en "El nombre de la rosa" acaban todos envenenados.

Y el caso de las cajeras nunca me había detenido a pensarlo. Solo sé que cuando voy a la compra muchas veces hago el ridículo intentando abrir las bolsas xD (oye, el tiempo frío es lo que tiene, que te reseca la piel).

marcos vaya llopis dijo...

YO HE INVENTADO ALGO QUE OS INTERESE LO TENGO PATENTADO ESPERO QUE PRONTO PODAIS DISFRUTAR TODOS DE SU COMODIDAD SE TRATA DE UN DISPOSITIVO QUE SIRVE PARA PASAR SIN QUE SE RESVALEN LAS HOJAS DE CUALQUIER OBRA IMPRESA(PERIODICOS,REVISTAS,LIBROS,ECT)CON TOTAL COMODIDAD E HIGIENE YA QUE EL LECTOR NO TENDRA QUE HUMEDECERSE EL DEDO CON LA LENGUA EVITANDO ASI TODOS LOS CONTAGIOS PROCEDENTES DE POR EJEMPLO LA ESQUINA DE UN PERIODICO PUBLICO.
DE APARIENCIA ES COMO UNA PEGATINA CONVENCIONAL QUE VA FIJADA AL PERIODICO PERO AL DESPLEGARLA DEJA A LA VISTA Y FUERA DEL PERIODICO UN DISPENSADOR QUE AL TOCARLO SUAVEMENTE HUMEDECE LA YEMA DEL DEDO QUE SE QUIERA UTILIZAR PARA PASAR LA HOJA.
AL SER UN DESPLEGABLE ES MUY FACIL DE USAR.ES MUY BARATO DE FABRICAR ,AL LECTOR NO LE SUPONDRIA DEMASIADO INCREMENTO EN EL PRECIO YA QUE PUEDE ADOPTAR INFINITAS FORMAS PARA TOTAL ATRACTIVO PUBLICITARIO.

Séneca dijo...

La verdad es que el "dispositivo" que nos dice Marcos Llopis que ha inventado, parece interesante. Espero que lo patente formalmente antes de que algún avispado lo haga por él.
Os rogaría por otra parte, que siguiendo las costumbres de cortesía en la red, no abusara nadie de las mayúsculas.
Y por otra parte, dispositivos aparte lo que será excelente es que desde la infancia se enseñara a pasar hojas de periódico, de libros o de revistas sin tener que humedecer los dedos con saliva.Billetes ya se pasan pocos(y con las crisis menos) y afortunadamente, al comprar nadie humedece las tarjetas de crédito antes de realizar el abono.
correspondiente
Un afectuoso saludo para Marcos que ha hecho revivir este post escrito en el 2009.

Anónimo dijo...

Yo tambien estoy harto de ver como algunas cajeras se lamen el dedo para abrirte la bolsita, y es que te dan ganas de llamarla la atención y decirlas algo pero como son tan "CORTAS" igual no son conscientes de lo "GUARRAS" que son.
En este puto país vamos para atrás, se han perdido todos los valores de convivencia que teniamos y poca educación.

Anónimo dijo...

Es una insalubre y fea costumbre de la especie humana, en todo el orbe y en todos los tiempos.

Recuerden la obra "El nombre de la Rosa" de Umberto Eco, en donde el astuto asesino depositó cianuro en las esquinas superiores derechas de las páginas de un libro prohibido, provocando la muerte del lector que avanzaba las páginas con su dedo "ensalivado" sin saber que estaba ingiriendo el veneno "página a página".

He tomado la costumbre de estar atento para evitar esta práctica, principalmente cuando se trata de alimentos. Y no tengo problema en llamar en voz alta la atención al dependiente que "instintivamente" lo hace, señalándole lo insalubre que es y recomendándole que tenga un paño o esponja húmeda para ello.