Bienvenido al blog de Séneca.
Cada vez que te asomes a esta ventana, deja tu huella, un comentario que irá formando piedra a piedra, el camino hacia la realidad del Vigo que todos amamos...y unos pocos nos atrevemos a criticar buscando que mejore día a día.

lunes, 11 de mayo de 2009

Decir lo que sentimos, sentir lo que decimos, concordar las palabras con la mente.


Volvemos a los lunes dedicados a la poesía.
Nuesgtro título de hoy es una frase de Séneca,lógicopuesto que cada día nos escondemos bajo su nombre.
Iniciamos la relectura hoy de los clásicos, con Quevedo.
Escogemos un fragmento de un conocido poema:

No he de callar
por más que con el dedo
ya tocando en tu boca o en tu frente
silencio avises o amenaces miedo.

¿Nunca ha de haber un espíritu valiente?
¿Nunca se ha de pensar lo que se dice?
¿Nunca se ha de decir lo que se siente?

Pues sepa quien lo niega o quien lo duda
que es lengua la verdad del Dios severo,
y la lengua de Dios nunca fue muda.



Continuamos con Góngora,un conocido poema dedicado a la ciudad que le vio nacer.

¡Oh excelso muro, oh torres coronadas
De honor, de majestad, de gallardía!
¡Oh gran río, gran rey de Andalucía,
De arenas nobles, ya que no doradas!

¡Oh fértil llano, oh sierras levantadas,
Que privilegia el cielo y dora el día!
¡Oh siempre glorïosa patria mía,
Tanto por plumas cuanto por espadas!

Si entre aquellas rüinas y despojos
Que enriquece Genil y Dauro baña
Tu memoria no fue alimento mío,

Nunca merezcan mis ausentes ojos
Ver tu muro, tus torres y tu río,
Tu llano y sierra, ¡oh patria, oh flor de España
y mirando a los poetas de este siglo,nos detenemos en Antonio Gala.

AÚN ERES MÍO PORQUE NO TE TUVE...

Aún eres mío, porque no te tuve.
Cuánto tardan, sin ti,
las olas en pasar...

Cuando el amor comienza, hay un momento
en que Dios se sorprende
de haber urdido algo tan hermoso.
Entonces, se inaugura
-entre el fulgor y el júbilo-
el mundo nuevamente,
y pedir lo imposible
no es pedir demasiado.

Fue a la vera del mar, a medianoche.
Supe que estaba Dios,
y que la arena y tú
y el mar y yo y la luna
éramos Dios. Y lo adoré

Finalizamos el recorrido de este lunes por los caminos de la poesía,con García Lorca,símbolo del poeta español del siglo XX.

CANCIÓN DEL JINETE

Córdoba.
Lejana y sola.

Jaca negra, luna grande,
y aceitunas en mi alforja.
Aunque sepa los caminos
yo nunca llegaré a Córdoba.

Por el llano, por el viento,
jaca negra, luna roja.
La muerte me está mirando
desde las torres de Córdoba.

¡Ay qué camino tan largo!
¡Ay mi jaca valerosa!
¡Ay que la muerte me espera,
antes de llegar a Córdoba!

Córdoba.
Lejana y sola.

***************


***************************************************************

Desde Vigo,como siempre,un cordial saludo.Hasta pronto.

**************************************************

No hay comentarios: